Beneficios del Yoga

Como ya comenté en el post “¿Qué es yoga? ¿Por qué yoga?” y “La importancia del Prana” la práctica de Yoga abarca todo lo que nos compone, en todos los ámbitos, físico, mental, emocional y espiritual. Al no actuar de forma separada sino global es por eso que los beneficios son infinitos.

André Van Lysebeth en su libro Aprendo Yoga explica en unas líneas lo que contiene y conlleva el yoga y su práctica: «(…) el yoga constituye, sin lugar a dudas, la forma más práctica, la más eficiente, la mejor adaptada a las exigencias de la vida moderna. Si quieres cambiar el mundo, comienza por cambiarte a ti mismo. Gracias al yoga, el civilizado puede volver a encontrar la alegría de vivir. El yoga proporciona salud y longevidad mediante los asanas que devuelven la flexibilidad a la columna vertebral, verdadero eje vital, calman sus nervios sobreexitados relajan sus músculos, vivifican sus órganos y sus centros nerviosos. El pranayama (ejercicios respiratorios) proporciona oxígeno y energía a cada célula, purifica el organismo quemando los desechos, expulsa las toxinas, en tanto que la relajación le permite preservar la integridad del sistema nervioso, lo previene contra la neurosis y lo libera del insomnio.”

Más detalladamente, los beneficios de esta maravillosa práctica son:

  • Recuperar la movilidad del cuerpo y mantenerla con una práctica constante. Especialmente de la espalda y columna vertebral, que muchas de las patologías son resultado de escasa movilidad.
  • Tonifica, estira y refuerza los músculos. Las asanas o posturas hacen que los músculos de cada parte del cuerpo se estiren, trabajando su resistencia y ganando fuerza muscular.
  • Previene la degeneración de las articulaciones. Gracias a la movilidad muscular y la resistencia las articulaciones también se estiran y se fortalecen, obteniendo flexibilidad y ganando salud. Un cuerpo flexible es un cuerpo joven.
  • Purifica y limpia el sistema circulatorio. El flujo sanguíneo se ve impulsado por el movimiento y la actividad respiratoria favoreciendo la circulación de la sangre y la eliminación de toxinas.
  • Se activan los órganos de limpieza y eliminación de toxinas (sudor, orina, mucosidad,..)
  • Masaje. Ciertos movimientos y posturas como invertidas, torsiones, entre otras “masajean” ciertos órganos activando también los órganos de limpieza y mejorar el funcionamiento general del organismo.
  • Mejora de la capacidad pulmonar. Con la respiración y sus técnicas de pranayama no sólo se eliminan toxinas y mejora la oxigenación de todas las células del cuerpo sino que aumenta la capacidad pulmonar gracias al control y la consciencia respiratoria. Con la práctica de yoga aprendemos de nuevo a respirar, acción vital que pasa desapercibida debido al ritmo de vida que llevamos.
  • Relajarse. Tomar consciencia de la respiración relaja el sistema nervioso y aporta herramientas o facilita tener un mejor control del estrés y de nuestros pensamientos.
  • Mejor estado de ánimo. Ya sea mediante la práctica de posturas (asanas) o de pranayama (respiración) el flujo de energía o prana se renueva y se reequilibra dando lugar a un incremento de la vitalidad y de la energía, sintiéndonos mejor con nosotros mismos.
  • Querer cuidarse más. El bienestar que aporta a nivel físico viene acompañado de una mayor conexión con el propio cuerpo y de aquí un mayor interés en replantearse el estilo de vida que llevamos y cómo influye en nuestro cuerpo. Un ejemplo de ello es cuidar más la alimentación.

Con amor,

Sara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *